Inicio Revisiones A-Z V Van der Graaf Generator- "Trisector" (2008)
Martes, 02 de Noviembre de 2010 20:02

Van der Graaf Generator- "Trisector" (2008)

por  icrp1961
Valora este disco
(4 votos)
Van der Graaf Generator – Trisector


1 – The Hurlyburly (4:35)
2 – Interference Patterns (3:50)
3 – The Final Reel (5:47)
4 – Lifetime (4:45)
5 – Drop Dead (4:47)
6 – Only in a Whisper (6:44)
7 – All That Before (6:26)
8 – Over the Hill (12:26)
9 – (We Are) Not Here (4:06)

Peter Hammill: voz, guitarras y pianos.
Hugh Banton: órgano y guitarra bajo.
Guy Evans: batería y percusión.

Todas las piezas compuestas por Hugh Banton, Guy Evans y Peter Hammill, salvo “Lifetime” escrita por Peter Hammill. Producido por VDGG. Las bases fueron grabadas entre los  días 2 y 13 de 2007. Añadidos, tratamientos y mezclas entre agosto y diciembre del mismo año. Publicado el 17 de marzo de 2008.

Éste es el álbum de la expectación y también el del escepticismo, por parte de muchos, ya que es difícil lidiar con ciertas ausencias. Pero parece que esto es más un problema de un sector del público que de los propios músicos.
Hay dos aforismos de Guitar Craft que pueden aplicarse aquí. El primero es “honra la necesidad” y el segundo “convierte tu desventaja en una ventaja”. Incluso, desde la perspectiva de Guitar Craft pude matizarse más ya que “cuanto mayor sea la aparente desventaja, mayor será la ventaja obtenida”.
¿Quién aparece aquí? En primer lugar está la columna vertebral de VDGG, la pareja de músicos que siempre han estado en todas las formaciones del grupo que han grabado: Peter Hammill y Guy Evans. Además, está Hugh Banton, el cual aparece en todos los discos publicados a nombre de Van der Graaf Generator. Es decir, que está claro que hay una continuidad y legitimidad incuestionable.
Lo sucedido en el grupo guarda similitudes con lo que se estableció cuando VDGG pasó a ser VDG. De hecho, esta situación ha sido un revulsivo que ha propulsado un cambio en éste. No debe esperarse una continuidad literal sobre lo ya hecho, sino una evolución sobre aquello. Ahora, como entonces, verdaderamente se abre una etapa nueva y este álbum la documenta.
¿A qué suena? Pues a mi buen entender, es una nueva manera de hacer VDGG, no de ser. Cada vez tengo más clara en mi mente que la idea de Fripp sobre los grupos –él lo simplifica en King Crimson– como una tradición, una manera de hacer las cosas, es cierta. Hammill declaró que esta formación era el VDGG del siglo XXI. Yo, después de escuchar el álbum, no tengo más remedio que estar de acuerdo. Trisector es un álbum muy variado y suena fresco, espontáneo, y con mucho vigor. Suena a otro VDGG, pero heredero de su misma tradición.
Pero… ¿es un buen disco? Yo no puedo responder a esa pregunta, ya que no estoy en condiciones de ser muy objetivo con VDGG o Peter Hammill. Lo que sí puedo decir es que, después de dos escuchas detenidas, el disco me gusta y tiene varias canciones que quiero volver a poner imperiosamente. Sin embargo, hay un par de temas que me parecen por debajo del estándar deseable, pero supongo que funcionarán mejor en directo que es estudio. No es la primera vez que me pasa con discos que me gustan, como por ejemplo The Power to Believe de King Crimson. Excelente salvo por dos temas.
Escuchado el álbum en más ocasiones, mis impresiones no sólo se mantienen sino que incluso se afirman. Me gusta bastante, algunas piezas incluso mucho más, pero considero que su primera pieza, que es una de las problemáticas, hace desmerecer el conjunto.
Hay cierta discusión en la red sobre Trisector, en muchos casos negando que sea auténticamente VDGG por las razones que podemos suponer. Pero hay una diferencia entre este disco y los discos más o menos recientes de Hammill con algún tinte progresivo como What, Now? o This. Es la presencia de Hugh Banton y Guy Evans y su interacción con el cantante y letrista. Es la realidad de un grupo organizado en un peculiar power trío. Un grupo que se ha deleitado en lo simple y en lo complejo.

Vamos al disco. Evidentemente no es lo mismo escribir sobre algo que se conoce desde hace tan poco, comparado con otras obras del cantante o del grupo, que me han acompañado durante muchos años. Incluso debo escuchar Present más para seguir conociéndolo. En cursiva, al final de cada canción, aparecen unos mínimos fragmentos escogidos de mis apuntes, recogidos mientras escuchaba el disco por primera vez, pero sabiendo que debía escribir para la Sinfopedia, por lo que ésta no era una primera escucha normal. Además, la revisión está escrita sin posibilidad de conocer las letras.


“The Hurlyburly”. Un sonido maquinal al que se incorpora batería y guitarra precede al riff del tema. Es una buena entrada para un rock instrumental al estilo Hammill. Con Hugh Banton en primera línea, hay un intercambio entre órgano y guitarra, que presenta las melodías. La repetición del esquema hace que pierda encanto e interés hacia el final, que se produce con el odioso procedimiento del fadeout. Salvando las distancias parece más apropiado para el segundo volumen de The Long Hello que para un disco de VDGG. En los foros de Hammill se especula con el uso de esta pieza para iniciar los conciertos. “Aquí estamos”.

“Interference Patterns”. Fácilmente mi tema favorito del álbum, o al menos uno de los que más me gustan. Es extraño, sincopado y repetitivo; y supongo que muy difícil para el directo. El papel de Banton es prodigioso, ya que presenta unas líneas agresivas y minimalistas a los teclados sobre las que se incorpora Evans. Al entrar la voz el efecto es tal que se siente el más puro VDGG en acción. Si este álbum fuera el Discipline de King Crimson, esta canción sería su particular “Frame by Frame”. Una pieza adictiva. “De locos”.

“The Final Reel”. Una de las características de Trisector es que es un juego de contrastes total. Ésta es una pieza tranquila, con predominio del piano. El inicio del tema me recuerda vagamente a la canción de Hammill “Still in the Dark”, pero a la que más podría recordar es a “Curtains”, de su álbum Fireships, con la voz de Hammill doblada. “Lenta”.

“Lifetime”.  Ésta es una de las dos canciones que VDGG presentó en directo el año pasado y es la única del álbum firmada por el cantante en soledad. Toda ella parece un ejercicio de contención. Se construye sobre una figura rítmica desde los platillos de Evans sobre la cual se suma Banton, para dejar paso a la voz y unas líneas sencillas de guitarra. Instantáneamente se convirtió en una de mis “clásicos” de su autor. “Belleza hammilliana”.

“Drop Dead”. Se rompe el ambiente con una entrada de guitarra reminiscente de Jethro Tull que conduce a un rock al estilo Hammill. El riff es puro VDGG y en su estilo la pieza me recuerda aspectos del Hammill más rockero de los años 80. Aquí lamento no tener las letras porque el tema, musicalmente, no es más que un rock que termina en fadeout y es quizá la otra canción “inferior” del disco. “K Band”.

“Only in a Whisper”. Otro cambio de registro, casi brutal, nos lleva a esta canción, más tranquila que las que la preceden o siguen. Tras un comienzo que me suena “tentativo”, después de la entrada del piano de Hammill, Hugh Baton toma la guitarra bajo para dibujar una línea que recuerda algo a las que construía Hugh Hopper para Soft Machine. Es una canción lenta, como si tratara de un tema confidencial. “Hammill reflexivo”.

“All That Before”. De nuevo podemos recopilar recuerdos de esta canción al haber sido interpretada en directo en 2007. Sobre un ritmo sincopado se forja uno de los temas con un sonido más “clásicamente” vandergraafero, en su vertiente más agresiva. La voz se apoya en la desmadrada guitarra de Hammill, en lo que se adivina que es una canción con mucha carga de autocrítica e ironía –¿dije todo eso antes?–. Escuchar en directo esto era quedarse exhausto ante el esfuerzo del grupo, ya que a mí me evoca los paroxismos de intensidad de Pawn Hearts. En estudio la interpretación es perfecta. “VDGG agresivo”.

“Over the Hill”. En todos los foros hammillianos se dicen maravillas sobre esta canción, basándose en un argumento bastante pobre. Que es un tema largo. Como si eso fuera un valor añadido.
Empieza con una entrada de Banton que no hubiera desentonado en  un álbum clásico de VDGG como World Record. Es un tema largo, amplio, lleno de contrastes. Empieza lento para llegar una fase de agresivos intercambios instrumentales para desembocar en una especie de himno vandergraafero. Excelente. “Contrastes”.

“(We Are) Not Here”. El disco podría haber terminado con el tema anterior, pero no es así. Trisector desemboca en otro rock al estilo Hammill, pero muy diferente de los anteriores en el álbum. Ésta es una pieza fuerte y que me suena tétrica –sin conocer su letra–. Es el Hammill de “Gog”, por establecer una analogía.  Es la coda vandergraafera para el álbum, con un final industrial y repetitivo. “Invita a volver a empezar”.

Así pues, y para finalizar,  comentar que hay dos partes en el álbum. La primera hasta “Drop Dead” y la segunda después de esta canción. La mayoría de las piezas más evocadoras del VDGG clásico en la segunda mitad, y con las más flojas, comparativamente, en la primera, aunque este segmento alberga la más hermosa para mí, “Lifetime”, y la que más me gusta, “Interference Patterns”.


Y ya está. Desde luego, invito a escuchar este disco sin prejuicios y, a ser posible –sé que es muy difícil– sin comparaciones. También espero que a diferencia de lo sucedido en las giras posteriores a Present, VDGG llene su repertorio en directo con material nuevo y toquen Trisector –o la mayor parte de éste– en directo.
No quiero cerrar el escrito sin insistir en la perfección e inventiva de las partes de Guy Evans y Hugh Banton; y la performance disciplinada de Peter Hammill.
Ha sido especialmente difícil hacer una reseña sin citar, salvo en este preciso instante, al autoexcluido David Jackson

1 comentario

  • Enlace comentario icrp1961 Martes, 02 de Noviembre de 2010 23:17 Publicado por icrp1961

    Hola.
    De vez en cuando hago experimentos formales de mi manera de escribir reseñas, ya que caigo siempre en un automatismo sistemático. Aquí intenté cosas nuevas y salieron bien. Convendría hacer este esfuerzo más a menudo.
    Espero con mucha ilusión el nuevo álbum.
    Nos leemos.
    Carlos Romeo

Login to post comments

Revisiones - V